San Miguel de Abona, 15 de julio 2020– La comunidad bahá’í de San Miguel de Abona ha promovido la creación de un grupo de participación ciudadana denominado “Vecinos Solidarios de Llano del Camello” cuyo objetivo es aprender a trabajar por la mejora de la sociedad y a relacionarse conjuntamente en concordia y armonía.

Junto con sus amigos y vecinos la comunidad bahá’í realiza programas destinados a desarrollar capacidades para el servicio tanto en niños como jóvenes y adultos. De esta manera juntos buscan la manera de mejorar su barrio y transformar su entorno.

Este grupo denominado “Vecinos Solidarios de Llano del Camello” está formado por el momento por 19 personas.  «Muchos haciendo cosas pequeñas pueden transformar el entorno”, señala una de las participantes del grupo, “comenzamos por escuchar y observar en nuestras conversaciones las necesidades de las personas de nuestro alrededor y las comunicamos al grupo. Cuando surge una demanda miramos quién del grupo podría cubrirla,”

Otro participante considera que “el trabajo comunitario encuentra su expresión en el apoyo mutuo que nos brindamos el uno al otro, esto favorece la unidad y la motivación dentro del grupo”.

Muchos de los proyectos de servicio del grupo están destinados al fomento del bienestar social a través de actividades basadas en la eliminación de prejuicios como son los raciales, religiosos, de género, de clases…, creando un ambiente favorable para el desarrollo a nivel individual y colectivo.

«El mejoramiento del mundo puede ser logrado por medio de hechos puros y hermosos”, un lema muy compartido en el grupo.

Una de las actividades más recientes ha sido la limpieza de una zona del barrio. En algo más de una hora y en un solo terreno recogieron numerosas bolsas de basuras, en su mayoría plástico. «La felicidad que ha traído este servicio se reflejaba en sus rostros”, opinaba una de las madres, ”El servicio desinteresado y abnegado a la sociedad ayuda al desarrollo de cualidades humanas de todos los participantes, tanto niños como adultos.»

En otra ocasión un grupo formado por diez personas realizó la segunda limpieza del barrio. «Nos dimos cuenta de que la zona estaba más limpia y agradable después de la primera limpieza, aún así pudimos recoger una cantidad considerable de basura”, destacaba un miembro del grupo, que había participado en las dos acciones antes de iniciar su jornada laboral.

Después de varios meses de contacto por videollamada, en el municipio se están retomando la actividad presencial con cinco clases de niños donde se les enseña todas estas cualidades humanas y dos grupos prejuveniles.

Más información en Facebook del Ayuntamiento de San Miguel Abona, acceder aquí

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: