BIC NUEVA YORK, 1 de septiembre 2022 — Funcionarios gubernamentales, medios de comunicación nacionales e internacionales y docenas de destacados actores e individuos de la sociedad civil se han apresurado a defender a los bahá’ís de Irán durante el pasado mes, con una avalancha de declaraciones, cobertura de noticias y publicaciones en las redes sociales provocadas por una escalada de la represión y la propaganda oficial de odio contra la comunidad bahá’í, exigiendo el fin de la injusticia. La represión comenzó el 31 de julio con una oleada de detenciones y la destrucción violenta de viviendas en el pueblo de Roshankouh, en el norte de Irán.

Se estima que cientos de millones de personas han sido alcanzadas por la cobertura de noticias en línea y los medios tradicionales de estos eventos y declaraciones de apoyo sobre las persecuciones.

La propia cuenta de Twitter de la Comunidad Internacional Bahá’í (BIC) aumentó nueve veces su alcance para comunicar las persecuciones al público. Un solo video, que muestra a varios de los bahá’ís desposeídos por los escombros de sus casas en Roshankouh, fue visto 3,4 millones de veces en la cuenta de Instagram de una emisora y fue ampliamente compartido en muchos otros sitios.

Un grupo de expertos de las Naciones Unidas, encabezado por los relatores especiales sobre la situación de los derechos humanos en Irán, la libertad de religión o de creencias y sobre cuestiones de las minorías, Javaid Rahman, Nazila Ghanea y Fernand de Varennes, dijo el 22 de agosto que las autoridades iraníes deben poner fin a la persecución y el acoso de las minorías religiosas y al uso de la religión para negar los derechos humanos fundamentales.

“Estamos profundamente preocupados por las crecientes detenciones arbitrarias y, en ocasiones, desapariciones forzadas de miembros de la fe bahá’í y la destrucción o confiscación de sus bienes, en lo que presenta todos los signos de una política de persecución sistemática”, señalaron los expertos, resaltando que esta represión era parte de una política más amplia contra las minorías religiosas en el país.

La situación en Irán también fue cubierta por los principales medios de comunicación de todo el mundo.

The New York Times dijo que las persecuciones equivalían a una “represión radical”. The Associated Press publicó un artículo que fue ampliamente difundido, incluso en el Washington Post, que decía que, a pesar de las acusaciones emitidas contra los bahá’ís por el Ministerio de Inteligencia de Irán, “Irán no ofreció ninguna evidencia que respaldara sus acusaciones a los bahá’ís de hacer algo ilegal”.

Agence-France Presse calificó la situación como un «nuevo pico» e informó que los bahá’ís «dicen que los principios de la fe alientan un enfoque de no confrontación conocido como ‘resiliencia constructiva’ e insisten en que los bahá’ís de Irán quieren trabajar por el bien del país y no en contra de sus líderes”. The Associated Press y Reuters también publicaron noticias importantes sobre la situación.

La cobertura por BBC fue durante varias transmisiones (transmisión 1, transmisión 2), en el Times y Telegraph del Reino Unido, en dos artículos en el Deutsche Welle de Alemania (artículo 1, artículo 2), el Jerusalem Post, el New Arab, dos veces en el Times de Israel (artículo 1, artículo 2) y en el Indian Express. Los periódicos franceses Le Figaro y Le Monde también cubrieron la situación. El artículo en Le Monde informó sobre las últimas persecuciones en el contexto del posicionamiento geopolítico de Irán, al igual que varios otros medios en sus informes.

La escritora Amaya Blanco relata en El País (ver artículo), como la poetisa Mahvash Sabet ha vuelto a ser detenida, pocos años después de cumplir una condena de diez años en prisión,

Un reportaje en el Toronto Star vinculó los últimos acontecimientos con la continua negación de la educación superior a los bahá’ís en Irán y la reciente desaparición de un estudiante bahá’í iraní que cursa sus estudios a distancia.

Los extraordinarios niveles de apoyo y cobertura espontáneos se produjeron después de que el Ministerio de Inteligencia de Irán emitiera una declaración muy ridiculizada el 31 de julio, acusando a los bahá’ís de “colonialismo” y de “infiltrarse en los jardines de infancia”, en un atroz acto de incitación al odio y con sus consecuentes encarcelamientos, arrestos y redadas en casas y negocios.

Las autoridades iraníes, desde esa fecha, han atacado a los bahá’ís en 200 incidentes separados con arrestos y detenciones, allanamientos de morada y registros, destrucción de casas y confiscación de bienes, denegación de educación superior, marcación electrónica de tobillos, fianzas exorbitantes, palizas y la negación de medicamentos a los presos.

Una revelación posterior del BIC incluso descubrió que, el mismo día, agentes de seguridad iraníes habían montado y filmado una escena inventada en un jardín de infancia  en un intento de incriminar a la comunidad bahá’í de estas acusaciones.

El 2 de agosto, hasta 200 agentes acordonaron la aldea de Roshankouh, en Mazandaran, donde vive un gran número de bahá’ís, y utilizaron maquinaria pesada para demoler seis viviendas. Los agentes también confiscaron alrededor de 20 hectáreas de propiedad bahá’í.

Bani Dugal, representante principal del BIC ante las Naciones Unidas, dijo que el apoyo internacional e iraní mostraba que el gobierno iraní había fracasado en sus esfuerzos por eliminar y aislar a los bahá’ís.

“Durante tres semanas, la comunidad internacional ha contemplado horrorizada cómo el gobierno iraní ha intensificado su persecución de los bahá’ís, ha ascendido a nuevos niveles en su campaña de propaganda de odio contra la comunidad y ha negado a más jóvenes bahá’ís el derecho a asistir a la universidad., además de los miles a los que se les ha prohibido la educación superior en el pasado”, dijo la Sra. Dugal, refiriéndose también al hecho de que la última admisión a las universidades iraníes nuevamente excluyó a los bahá’ís. “Todo esto debe detenerse y debe detenerse ahora”.

En los Estados Unidos, más de 30 organizaciones de la sociedad civil y líderes de derechos humanos escribieron una carta al presidente Joe Biden en la que le pedían que “exprese nuestra profunda preocupación por los crecientes niveles de persecución que enfrentan los bahá’ís de Irán”. y dijeron que había “un patrón emergente que sugiere de manera enfática un esfuerzo deliberado y sistemático para aumentar sustancialmente la persecución” sobre la comunidad bahá’í en Irán.

Rashad Hussain, Embajador General para la Libertad Religiosa de los Estados Unidos, dijo que “Irán debe cumplir con sus obligaciones internacionales de respetar la libertad de religión o de creencias de todos los iraníes y poner fin de inmediato a su creciente campaña de redadas, arrestos y encarcelamiento injusto” de los bahá’ís.

La división de Departamento de Estado en  Democracia, Derechos Humanos y Trabajo también pidió a Irán que “respete los derechos de todos a la libertad de religión o de creencias” en un tuit que fue retuiteado por la subsecretaria de Estado Uzra Zeya.

La Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) también “condenó la creciente represión del gobierno iraní contra las minorías religiosas en el país”, en un comunicado, que especificó la persecución de “decenas de bahá’ís”.

“El gobierno de Irán no puede crear estabilidad y seguridad al atacar a las minorías religiosas vulnerables y a los disidentes pacíficos, pero continúa con estas terribles violaciones de la libertad religiosa”, dijo la comisionada de USCIRF, Sharon Kleinbaum.

El ministro de Relaciones Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, partidario durante mucho tiempo de los derechos de los bahá’ís en Irán, también expresó la preocupación de su gobierno e instó a Irán a “cumplir con sus obligaciones de respetar los derechos humanos y eliminar toda discriminación”.

Lord Ahmed de Wimbledon del Reino Unido, ministro de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo responsable de los Derechos Humanos y la Libertad de Religión y Creencias, dijo que el Reino Unido estaba «profundamente preocupado» por los arrestos, la destrucción de viviendas y la confiscación de propiedades, y por el ataque a los antiguos miembros del Yaran. “La persecución de las minorías religiosas no se puede tolerar en 2022… Estamos trabajando en estrecha colaboración con nuestros socios internacionales para hacer que Irán rinda cuentas y seguir planteando preocupaciones sobre derechos humanos con regularidad al gobierno iraní”, dijo.

La Oficina de Derechos Humanos, Libertades e Inclusión de Asuntos Globales de Canadá tuiteó su preocupación por la “campaña sistemática para reprimir y perseguir a los bahá’ís”, y agregó que “Irán debe cumplir con las obligaciones internacionales y nacionales de respetar los derechos humanos y eliminar toda discriminación, incluida la basada en la religión o creencia.”

La diputada Fiona Bruce , enviada del Reino Unido para la libertad de religión o creencias y presidenta de la Alianza Internacional de Libertad Religiosa o Creencias, dijo en Twitter que el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos era «claro» y que el derecho a practicar y manifestar creencias » debe ser protegido para todos, en todas partes”.

El enviado de Alemania para la Libertad de Religión o Creencia, Frank Schwabe, dijo en Twitter que los bahá’ís habían sido arrestados por «cargos absurdos… los encarcelados deben ser liberados».

Muchos parlamentarios y representantes gubernamentales sumaron su voz de protesta contra la persecución.

El congresista estadounidense Ted Deutch instó a la Cámara de Representantes a aprobar un proyecto de ley que había presentado en la que “condena la persecución de los bahá’ís por parte de Irán e insta al presidente y al secretario de Estado a imponer sanciones a los iraníes directamente responsables de graves abusos contra los derechos humanos, incluidos los abusos cometidos contra los bahá’ís”.

Tres parlamentarios del Reino Unido, Ruth Jones MP, Virendra Sharma MP y Lord David Alton, también expresaron su apoyo, al igual que el miembro del parlamento alemán Lamya Kaddor, un destacado erudito islámico, quien dijo que la persecución de los bahá’ís era «altamente problemática». ” y había estado sucediendo durante décadas.

Un parlamentario brasileño, Frei Anastácio, expresó su “solidaridad con los bahá’ís… por los ataques que están sufriendo” y pidió al gobierno brasileño que se involucrara e insistió en que el gobierno de Irán “respetara los tratados de derechos humanos”.

Amnistía Internacional también emitió una acción urgente en la que decía que los bahá’ís iraníes estaban “sufriendo una escalada de ataques contra sus derechos humanos” y pedía a las delegaciones nacionales de Amnistía que escribieran al presidente del poder judicial de Irán y a dos fiscales públicos.

Y Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, fue uno de los primeros a nivel internacional en publicar noticias en Twitter en inglés cuando estalló la crisis.

El Grupo de Trabajo sobre Minorías de Medio Oriente de la Liga Antidifamación, un organismo de la sociedad civil internacional y con sede en EE. UU. que aborda el antisemitismo, el extremismo, el odio y la intolerancia, dijo en su declaración que el gobierno iraní había demostrado una “brutalidad continua” contra los Bahá’ís iraníes que han sido «calumniados y perseguidos durante mucho tiempo por el régimen iraní».

“Estos ataques son los últimos de una serie de medidas drásticas y crecientes dirigidas a las poblaciones vulnerables desde lo más alto del gobierno [sic] de Irán que marcan un nivel de represión más alto que el que hemos presenciado en los últimos años”, dice el comunicado. .

Mahvash Sabet, Fariba Kamalabadi y Afif Naemi, tres ex miembros del disuelto Yaran, o “amigos” de Irán, que hasta 2008 era un grupo de liderazgo informal de la comunidad bahá’í iraní, se encuentran entre los recientes arrestados. Los tres ya habían pasado una década en prisión antes de su liberación en 2018.

PEN International, el grupo literario por la libertad de expresión, y sus delegaciones austriaco, inglés, francés y noruego, expresaron su preocupación por el arresto de Mahvash Sabet. La Sra. Sabet, quien escribió poesía durante su década anterior en prisión, fue reconocida en 2017 como Escritora Internacional de Coraje por el PEN inglés.

El Centro de Derechos Humanos Raoul Wallenberg de Canadá también emitió una declaración en la que decía que los acontecimientos recientes eran «un espejo del patrón de odio y persecución de larga data del régimen iraní contra los bahá’ís en Irán» que había «continuado sin cesar» en una «cultura de impunidad, en el que nunca nadie ha sido arrestado o procesado por tales crímenes” desde la Revolución Islámica de Irán de 1979.

La sociedad civil iraní lideró este apoyo con una llamada de solidaridad sin precedentes, dentro y fuera del país, de figuras sociales y políticas, defensores de los derechos humanos y activistas de los derechos de las mujeres, artistas, escritoras, poetas, dibujantes y comediantes, teólogos e incluso algunos clérigos, periodistas, presos de conciencia actuales y anteriores, seguidores de otras religiones, académicos, abogados, intelectuales religiosos y comentaristas sociales y políticos, y cientos de miles de otros iraníes.

Más de cien destacados iraníes, tanto dentro como fuera de Irán, emitieron una declaración conjunta expresando su preocupación por la creciente persecución y declarando que “en lo que respecta a los derechos civiles y humanos de los bahá’ís, nosotros también nos consideramos bahá’ís”.

Múltiples paneles en Clubhouse recibieron a portavoces bahá’ís y otros expertos que debatieron , para audiencias de decenas de miles, por qué la situación de los bahá’ís preocupaba a todos los iraníes.

Y en un dramático acto de solidaridad, activistas de derechos humanos, amigos y simpatizantes de los bahá’ís dentro de Irán organizaron una tormenta en Twitter con los hashtags #BahaisUnderMassiveAttacks y #BeingBahaiIsNotaCrime que fueron tendencia durante más de 24 horas en Twitter en idioma persa y fueron los dos hashtags de mayor tendencia en persa durante muchas horas.

Shirin Ebadi, premio Nobel de la Paz y abogada de derechos humanos, y Mehrangiz Kar, aclamada activista y abogada iraní de derechos humanos, publicaron declaraciones formales de apoyo en Instagram. El historiador Abbas Milani dijo en Twitter que desde el comienzo de la Fe bahá’í, lo que llamó «el odio maligno contra los bahá’ís y su matanza», se ha arraigado en prejuicios religiosos.

Arash Sadeghi, un activista de derechos humanos en Irán, exigió que se detuviera la propaganda de odio contra los bahá’ís.

Seyyed Mohammad Ali Ayyazi, un clérigo chií iraní, preguntó: “¿Qué marco religioso justifica la demolición de las casas de los bahá’ís? … Ahora estamos siendo testigos de la opresión contra ciudadanos que ya están privados de sus derechos básicos”.

La escritora y comentarista iraní-estadounidense, Roya Hakakian, dijo que “Algún día, otros mirarán hacia atrás a Irán y verán que la historia más trágica fue también la más edificante: la de los bahá’ís. Ninguna minoría ha sido tan sistemáticamente atacada durante 43 años. Sin embargo, ninguna otra es tan  defensora del perdón y de la tolerancia como ella”.

Un periodista y activista de derechos humanos, Javad Abbasi Tavalali, dijo: “Los bahá’ís no tienen clérigos, mulás o muftis. El régimen iraní tiene miedo de las creencias bahá’ís. Seamos la voz de nuestros conciudadanos bahá’ís”.

El escritor Behrouz Boochani, un iraní en Nueva Zelanda, dijo: “La palabra ‘discriminación’ no puede describir adecuadamente la situación de la minoría bahá’í en Irán. Lo que están experimentando no es discriminación, sino un esfuerzo sistemático para marginarles, desterrarles y, en última instancia, eliminarles. La discriminación se aplica a la creación de oportunidades desiguales, pero cuando se trata de bahá’ís, el objetivo es erradicar”.

Maryam Mirza, una periodista iraní en Alemania, dijo: “Todos nosotros, nuestros padres y los padres de nuestros padres hemos tenido un papel que desempeñar en la situación actual de los bahá’ís iraníes. Alcemos la voz para que podamos compensar la vergüenza de nuestro histórico antibahá’ísmo colectivo”.

El filósofo iraní Soroush Dabbagh dijo: “Como musulmán y miembro de una familia intelectual religiosa, simpatizo con los queridos conciudadanos bahá’ís y condeno enérgicamente la destrucción de las propiedades de los residentes de Roshankouh, Mazandaran, que ocurrió debido a las creencias de sus propietarios en la Fe Bahá’í. Seamos musulmanes, cristianos, judíos, bahá’ís o ateos, la protección de nuestros derechos civiles es un requisito previo para la convivencia y no se puede descuidar a costa de nadie”.

Y Aban Tahmasbi, un historiador, dijo que era su «honor» ser una voz para los bahá’ís iraníes.

Los portavoces de la Comunidad Internacional Bahá’í fueron entrevistados al menos 37 veces por varias emisoras independientes en idioma persa. Los representantes de BIC incluso recibieron amenazas y otras formas de incitación al odio como resultado de sus esfuerzos, en una clara señal de su éxito al compartir los hechos y la verdad sobre la persecución con las audiencias iraníes.

Docenas de medios de comunicación y grupos de la sociedad civil en Medio Oriente y Asia Central, incluidos Egipto, Azerbaiyán, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Yemen y Kurdistán, publicaron a un nivel sin precedentes con una cobertura de apoyo y simpatía.

“La respuesta de la comunidad mundial ha sido conmovedora y absolutamente clara: la implacable persecución de los bahá’ís por parte del gobierno iraní solo socava y daña su propia reputación y credibilidad a los ojos del mundo”, dijo la Sra. Dugal. “Irán debe saber que las voces públicas seguirán elevándose hasta que termine la persecución y los bahá’ís puedan vivir como ciudadanos de pleno derecho en su propia patria”.

 

 

 

 

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.