NUEVA YORK, 16 de febrero de 2022 (BWNS) — Una nueva declaración de la Comunidad Internacional Bahá’í (CIB) propone que el principio de igualdad de mujeres y hombres deberá urdirse intencionalmente en los procesos de gobernanza para fomentar la resiliencia de cara a la crisis climática.   
         “Ha habido muchos momentos durante la pandemia y tras los recientes desastres provocados por el clima en los que la humanidad ha demostrado su capacidad para unirse. Lo que estos momentos han demostrado es cuán esencial es una cultura de igualdad para una respuesta efectiva”, dice Saphira Rameshfar, representante de la CIB.  
          La declaración es parte de la contribución de la CIB a la 66ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas (ONU), que se llevará a cabo en marzo. La Comisión es el principal foro mundial anual de las Naciones Unidas para la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Promueve los derechos de las mujeres y da forma a estándares globales para la igualdad.  
          Titulada “El corazón de la resiliencia: la crisis climática como catalizador de una cultura de igualdad”, la declaración de la CIB destaca la necesidad de una mayor participación de las mujeres en los procesos de gobernanza, economía, educación y sociedad, y explora cómo, en medio de los crecientes riesgos climáticos, “cada vez es más claro cuánto se beneficia la humanidad cuando se adopta y promueve el liderazgo de las mujeres en todos los niveles de la sociedad…”   
         La declaración dice, en parte: “El reconocimiento de que una multiplicidad de perspectivas es un requisito previo para una investigación efectiva de los desafíos de la sociedad deberá caracterizar cada entorno deliberativo. Esto formaría parte del trabajo de transformar espacios históricamente dominados por hombres en entornos inclusivos donde todos se sientan empoderados para participar, y donde los hombres, motivados por un espíritu de comprensión, aprendan a consultar y actuar genuinamente en concordancia con las mujeres”.   
         Es precisamente en tiempos de turbulencias, afirma la CIB, cuando existen profundas oportunidades para redefinir los valores colectivos al reexaminar los supuestos que los subyacen.

La declaración de la CIB brinda algunos ejemplos de los esfuerzos de la comunidad global bahá’í para derribar las barreras a la participación de las mujeres en la vida de la comunidad y las respuestas a las crisis. La CIB señala: “A través de programas de educación moral, se inculcan actitudes de unidad y compañerismo desde una edad temprana para que los participantes lleguen a verse como aliados valiosos que trabajan por el bienestar de sus comunidades”.

 

Aquí se muestran diferentes foros organizados por comunidades bahá’ís de todo el mundo que abordan los principios de consulta e igualdad de género.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.