Islas Canarias, 13 de septiembre de 2020 – En este período de gran incertidumbre, jóvenes bahá’ís de distintos países se han enfrentado especialmente a muchas preguntas sobre la dirección en la que se dirige el mundo y cuál es su lugar en él. Para ayudar a los jóvenes estudiantes a abordar estas preguntas, el Instituto de Estudios sobre la Prosperidad Global (ISGP) ubicado en Israel ha estado creando espacios para que los jóvenes de distintas partes del mundo se reúnan en debates centrados.

Estas reuniones, en gran parte realizadas de manera telemática, complementan un programa de seminarios de cuatro años ofrecido por el  ISGP a estudiantes universitarios, quienes están aprovechando la oportunidad para reexaminar muchos de los conceptos e ideas estudiados en los seminarios a la luz de la pandemia.

En Canarias han sido doce jóvenes los que han participado en este encuentro anual de formación celebrado en la primera semana de agosto.

“Uno de los conceptos que ha aportado claridad a nuestro análisis de las condiciones actuales es el de las enseñanzas bahá’ís, que afirman que la humanidad está alcanzando su madurez colectiva, cuando su unidad esencial será reconocida y dará forma a nuevas estructuras sociales. Este movimiento hacia la madurez involucra tanto procesos de desintegración como de integración. Pero si todo lo que vemos es desintegración, entonces no obtenemos una imagen precisa y nos quedamos sin esperanza. A través de estas discusiones aprendemos a detectar el progreso, por sutil que sea, pensar en las formas en que podemos contribuir a nuestra sociedad ”, compartió uno de los participantes de Francia.

En cualquier país en el que residen, la crisis de salud está haciendo más evidente para los participantes y sus iguales la necesidad de reconsiderar la relación entre el individuo y la sociedad.

“La crisis de salud ha puesto de manifiesto aún más las desigualdades que existen en nuestra sociedad y ha hecho más evidente la responsabilidad que todos tenemos con quienes nos rodean”, dice un compañero participante.

Un estudiante de Rusia afirma: «Se necesitan nuevas concepciones basadas en la unidad orgánica de la humanidad, la nobleza del alma humana y el doble propósito moral del individuo para desarrollar sus propias potencialidades inherentes y contribuir a la transformación de la sociedad».

Tales discusiones están llevando a los participantes a examinar más a fondo la relación entre ciencia y religión, particularmente cómo tanto la ciencia como la religión, como sistemas de conocimiento y práctica en evolución, pueden trabajar juntas para erradicar prejuicios y supersticiones e impulsar el progreso humano.

«Uno de los conceptos de nuestro estudio sobre las teorías científicas es acerca de sus rangos de validez para explicar un fenómeno. Partiendo de esta premisa podemos eliminar tácitamente la dicotomía predominante en algunas sociedades entre la ciencia y la religión, concibiendo ambas como fuentes fundamentales para desarrollar entendimiento en cualquier campo del conocimiento, entre ellos el cambio social», valoraba un participante de Tenerife.

Un participante de Brasil afirma: “Se está difundiendo mucha información en las redes sociales sobre el virus que es confuso. Si usamos la ciencia como medio para investigar el mundo, comprenderemos los métodos y herramientas a través de los cuales se pueden llegar a conclusiones sobre la realidad. La religión nos ayuda a considerar cómo los principios espirituales, como la justicia y la interconexión de la humanidad, pueden aplicarse a cuestiones como la desigualdad económica que se han agravado aún más durante la pandemia «.

Un facilitador de la República Centroafricana describe los esfuerzos de los participantes para brindar información confiable sobre la crisis de salud a sus comunidades.

“Se requiere una acción unida guiada por la ciencia y la religión para encontrar soluciones a la pandemia. Estamos aprendiendo a aprovechar la ciencia, manteniéndonos informados de lo que dicen los científicos de todo el mundo sobre la pandemia, consultando entre nosotros para sopesar nueva información, para ayudar a nuestras familias y vecinos a disipar la información errónea que nubla el pensamiento de las personas y difunde la confusión. miedo, desesperanza y prejuicio. Al mismo tiempo, nos guiamos por los conceptos espirituales explorados en las enseñanzas bahá’ís, particularmente el entendimiento de que toda la humanidad es un cuerpo y todo lo que afecta a una nación puede afectar a cualquier otra».

Los participantes de las reuniones han enfatizado la precaución y la sabiduría necesarias al usar las redes sociales para discutir la actual crisis de salud. “Hay conversaciones en línea sobre la pandemia que parecen ser de naturaleza progresiva y atractivas para los jóvenes preocupados por la transformación de la sociedad”, dice un participante de la India. «Pero algunos tienen profundas corrientes políticas partidistas, que pueden desembocar rápidamente en debates muy cargados que conducen a la discordia».

Otro participante de la India dice: «La forma en que mostramos nuestros pensamientos e ideas, combinando un lenguaje que analiza críticamente nuestra realidad social, con el de la esperanza y las posibilidades, se ha vuelto aún más importante durante la pandemia».

A medida que los estudiantes universitarios reflexionan sobre los conceptos e ideas discutidos durante estas reuniones, están identificando conversaciones constructivas a su alrededor en las que pueden participar con sus compañeros y otras personas, como el papel de la religión en la sociedad, la educación intelectual y moral de los niños y la juventud y las dimensiones materiales y espirituales de la verdadera prosperidad.

Si bien reconocen el valor de contribuir al discurso público en diversos espacios sociales, los participantes también ven cómo es posible para ellos lograr un cambio social a nivel de la comunidad.

«Pensar en cómo cualquiera de nosotros puede cambiar la sociedad es muy complejo», dice un participante de Rusia. “Sin embargo, podemos ver cambios a través de los esfuerzos de las personas que actúan juntas a nivel de vecindario o aldea y dentro de sus profesiones. Podemos aprender sobre el servicio y la cooperación en estos niveles «.

“Un desafío aún es que muchos vecindarios urbanos son grandes, similares al tamaño de una pequeña ciudad. Pero la pandemia ha reducido nuestro espacio y nos ha hecho ver a nuestros vecinos bajo una luz diferente. La gente que vive en rascacielos ayudándose unos a otros nos ha dado una idea de cómo puede ser la vida comunitaria a pequeña escala y cómo se puede construir la unidad en diferentes entornos «.

Estas discusiones brindan esperanza a los participantes, ayudándoles a resistir los efectos desalentadores de las fuerzas de la desintegración de la sociedad y a ver cómo pueden alinear sus esfuerzos con las fuerzas de integración que están impulsando a la humanidad hacia un futuro brillante.

“Este no es un momento para dejar que el tiempo se escape, esperando un regreso a la llamada ‘normalidad’”, dice un participante de la India, haciéndose eco de los sentimientos de muchos otros involucrados en estas conversaciones. «Hay mucho que hacer si queremos contribuir de manera constructiva durante este período».

 

 

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: