Islas Canarias, 26 de mayo de 2022. El pasado fin de semana tuvo lugar las dos últimas conferencias de Canarias, en Santa Lucía de Tirajana y en La Orotava. En total han sido diez conferencias celebradas en cuatro islas: Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y La Palma.  Desde que se iniciaron las primeras conferencias el 15 de abril, muchos amigos y amigas han aprendido a como sentar las bases de un proceso de construcción de comunidad que incida en la transformación social.

 Los diez lugares que albergaron las conferencias fueron Arucas, La Laguna, Arrecife, Santa Cruz de La Palma, Telde, San Miguel de Abona, Jinámar, Arona, Santa Lucía de Tirajana y La Orotava.

En todas ellas se abordaron cinco temas los cuales eran presentados primero en plenario y luego consultados en grupos pequeños. Las dinámicas y el arte formaban parte del programa que se desarrollaba a lo largo de todo un fin de semana.

El primer tema que se trató fue la visión de Bahá’u’lláh para la humanidad. Una humanidad cuyo propósito es trabajar en armonía para lograr su unidad y bienestar, creando comunidades pujantes que contribuyan al progreso espiritual y material. Una visión de transformación personal y colectiva donde cada persona pueda convertirse en protagonista de un profundo cambio espiritual, y la cooperación y la ayuda mutua sean el fundamento del progreso y la prosperidad.

La Alcaldesa de Telde, Dª Carmen Hernández dio la bienvenida en la conferencia de Jinámar.

En el segundo tema ‘La distancia recorrida’, se proyectó un video donde se pudo ver lo que están haciendo los bahá’ís y aquellos que trabajan junto a ellos a o largo de los últimos cien años. En las consultas de grupos, se destacó como el bienestar de los individuos depende del bienestar de la sociedad en su conjunto. La importancia de superar las diferencias, armonizar las perspectivas y promover el uso de la consulta para la toma de decisiones. Qué cualidades y actitudes son los componentes fundamentales de un orden social estable y cómo la racionalidad y la ciencia son elementos esenciales para el progreso humano. En el video se pudo observar los lugares en los que un número creciente de personas está ayudando a construir comunidades de esta naturaleza, y cómo cada vez es más visible el poder de la Causa para transformar la existencia social de las gentes, así como su vida interior.

En el tercer tema se abordó las características de una comunidad pujante.Los bahá’ís en ciudades y aldeas alrededor del mundo están abocados a establecer un modelo de vida en el cual se invita a un número cada vez mayor de personas a participar, independientemente de su origen. Este modelo de vida comunitaria está dando lugar a nuevas comunidades pujantes y con propósito en las que las relaciones se basan en la unidad de la humanidad, en la participación universal, en la justicia y en la libertad de prejuicios. Supone que las familias y los amigos trabajen juntos y tomen la decisión consciente de verse a sí mismos como parte de un núcleo en expansión. De esta manera surgen comunidades locales palpitantes, amorosas y tolerantes, guiadas por un fuerte sentido de propósito y voluntad colectiva, en entornos en los que se desarrollan las capacidades de todos los componentes, (hombres, mujeres, jóvenes y niños) y se multiplican sus potencialidades en unidad de acción.

Intervención de la Concejala de Participación Ciudadana de Puerto de la Cruz, Dª Mª Jesús Hernández Méndez.

D. Francisco José García López, Alcalde de Santa Lucía de Tirajana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el cuarto tema se habló sobre los esfuerzos educativos y el papel del Instituto bahá’í de capacitación y desarrollo comunitario. Bahá’u’lláh consideró a la educación como uno de los factores fundamentales de una verdadera civilización. Esta educación, sin embargo, para que sea adecuada y fructífera, debe ser de naturaleza comprensiva, y no sólo debe tomar en consideración la parte física e intelectual del hombre, sino además sus aspectos espirituales y éticos. Se vio la importancia del instituto en la creación de capacidad para el servicio y la capacidad para contribuir al desarrollo de la comunidad local y la sociedad. Los materiales del instituto de capacitación ofrecen una experiencia educativa fluida y coherente desde los cinco años, pasando por la edad prejuvenil y hasta la edad adulta, y sirven de contrapartida directa al modelo de actividades que se desarrollan en las bases.

El último tema trató sobre la contribución a la transformación social. Previamente se proyectó un video sobre la vida de ‘Abdu’l-Bahá, ejemplo para los bahá’ís de vida consagrada al servicio a los demás y su contribución a los discursos de las sociedad. El lema aquí es la creación de capacidad: su objetivo es hacer posible que los protagonistas del esfuerzo colectivo fortalezcan los cimientos espirituales de pueblos y barrios, den respuesta a algunas de sus necesidades sociales y económicas, y contribuyan a los discursos predominantes de la sociedad, a la vez que mantienen la necesaria coherencia en los métodos y enfoques empleados. La acción social puede variar desde iniciativas bastante informales, de duración limitada, que son emprendidas por individuos o pequeños grupos de amigos, hasta programas de desarrollo socioeconómico con un alto nivel de complejidad y sofisticación iniciados por organizaciones de inspiración bahá’í.En suma tales iniciativas se distinguen, entonces, por su propósito explícito de promover el bienestar material de la población, además de su bienestar espiritual.

Enlace a video más completo sobre las conferencias: ver video.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.