Las Palmas, 19 de noviembre 2022 –  El pasado jueves el Gabinete Literario de Las Palmas acogió la proyección del documental «Los otros en su propia tierra» y una mesa redonda en la que jueces, periodistas y activistas hablaron sobre las persecuciones a los bahá’ís y la vulneración de los derechos humanos en Irán.

El acto estaba organizado por la comunidad bahá’í y Amnistía Internacional, y contó con la participación de Gloria Poyatos, jueza y miembro de la Asociación de Mujeres Juezas de España; Begoña Familiar, de Amnistía Internacional y Tayri Muñiz, periodista;

La comunidad bahá’í, la minoría religiosa más numerosa de Irán sufre de nuevo desde principios de agosto una oleada de ataques con numerosos encarcelamientos, allanamiento de viviendas y confiscación de propiedades. La Comunidad Internacional Bahá’í cree que el ritmo creciente de arrestos y encarcelamientos en las últimas semanas constituye un nuevo capítulo preocupante en la persecución y una muestra de que las autoridades iraníes están implementando cada vez más sus planes para encarcelar o acosar a los miembros de esta comunidad religiosa.

“No conocemos nuestra estatura hasta que no nos ponemos de pie”, fueron las palabras de Emily Dickinson que Gloria Poyatos utilizó para cerrar la mesa redonda y su intervención. La frase hacía referencia a la actitud que, en opinión de la jueza, ha demostrado y ha de seguir demostrando la comunidad bahá’í en Irán que, pese a llevar décadas siendo perseguida sistemáticamente, son un “ejemplo de resiliencia”.

A Poyatos, miembro de la Asociación de Mujeres Juezas, le sorprendió conocer sobre “esa persecución atroz”, como se sorprendió también de que el mundo tolere que se cometan estas violaciones de los derechos humanos, sobre todo porque la bahá’í es una comunidad “que promueve el pacifismo”, afirmó la jueza.

El análisis del documental visionado en el Gabinete Literario permitió a la jurista extraer similitudes entre la violencia contra los bahá’ís y la violencia contra las mujeres: “en ambos casos es miedo a la otredad”, afirmó Poyatos, quien también recordó que Irán ha ratificado un total de seis tratados (de los dieciocho relacionados con derechos humanos), entre los cuales está el Pacto de Derechos Civiles, en el que se defiende la libertad religiosa y se prohíbe cualquier discriminación.

Por su parte, Begoña Familiar, miembro de Amnistía Internacional, compartió con el más de medio centenar de asistentes un informe de las violaciones de derechos humanos perpetradas contra los bahá’ís en Irán.

“Si ser mujer y tener derechos en Irán es casi imposible, pertenecer a la comunidad bahá’í lo complica muchísimo más”, fueron las palabras de Familiar, que habló de detenciones arbitrarias, confiscación de bienes, demolición de viviendas, discurso de odio, prohibición de acceso a la educación y al empleo, etc., de todo lo cual los presentes pudieron escuchar testimonios de primera mano en el documental del cineasta irano-canadiense Farid Haerinejad, Los otros en su propia tierra. Una persecución institucionalizada de los bahá’ís en Irán.

La película se centra en el período posterior a la Revolución Islámica y rastrea el impacto de la persecución de los bahá’ís en varias personas y familias. Contrasta la vida personal de los bahá’ís con las declaraciones públicas de los funcionarios iraníes, destacando la estigmatización y la opresión de esta minoría religiosa en Irán. Mediante entrevistas personales con bahá’ís iraníes, abogados, activistas y especialistas en derechos humanos, muestra la persecución estatal sistemática ejercida contra los bahá’ís durante más de 40 años.

Sobre el papel del cine, la cultura y los medios de comunicación reflexionó Tayri Muñiz, periodista y miembro de la mesa, quien, al reconocer que no era conocedora de la realidad de esta comunidad, lanzó la pregunta sobre qué podían hacer los medios para mostrar una Canarias plural sin caer en el victimismo.

Preguntas que quedaron abiertas para futuros debates. En este se vio claro un imperativo: el de seguir dando visibilidad a la realidad de esta minoría religiosa de Irán, la comunidad bahá’í, que tiene presencia en todas partes del mundo, incluido el archipiélago canario, y que defiende la igualdad entre hombre y mujer así como la necesidad de un dialogo entre la ciencia y la religión o la educación obligatoria para niñas y niños, entre otros principios.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.