Gran Canaria, 24 de octubre de 2021.- Durante varios días Amin Egea ha participado en varios eventos para hablar sobre la figura de ‘Abdu’l-Bahá con motivo del Centenario de su fallecimiento. Tanto en Telde como en Las Palmas de Gran Canaria, el autor del libro Un Clamor por la Paz, ha hablado sobre el impacto de la figura de ‘Abdul-Bahá durante su visita a Occidente  entre los años 1911 y 1913.

Amin Egea es doctor en historia por la Universidad Autónoma de Barcelona y centró su tesis doctoral sobre la figura de ‘Abdu’l-Bahá durante su viaje desde Palestina a Europa y Norteamérica. Un Clamor por la Paz es una adaptación de su tesis doctoral en la que compara el mensaje de ‘Abdu’l-Bahá con los discursos preponderantes de la época.

‘Abdu’l-Bahá que es el hijo de Bahá’u’lláh, el fundador de la Fe Bahá’í, fue invitado a dar conferencias a multitud de organizaciones, universidades e iglesias, foros desde los que defendió la igualdad de género y el sufragio universal, proclamó la armonía entre la ciencia y la religión, levantó su voz contra el racismo y el nacionalismo, clamó sin paliativos a favor de la paz como único medio posible para el progreso humano y llamó a las religiones a unirse y trabajar por la concordia.

“’ ‘Abdu’l-Bahá impartió más de ciento cincuenta conferencias públicas a más de cien mil personas, a lo largo de Europa y Estados Unidos.”, destacaba A. Egea, “También mantuvo conversaciones con numerosas figuras destacadas de la política, la ciencia, los movimientos sociales y religiosos. El diccionario biográfico ‘Abdúl-Bahá en Occidente, de Jan Jason, recoge los nombres de más de mil novecientas personalidades que tuvieron contacto con él y la naturaleza de esas conversaciones.”

Abdúl-Bahá otorgaba a su discurso sobre el conflicto y la injusticia una dimensión espiritual. “Afirmaba que las causas de las guerras tenían su origen en el odio racial, nacional, político o religioso”, arguía el historiador Egea, “Desarrollaba el concepto de que el verdadero progreso no dependía de la lucha sino de la cooperación. Con respecto a las religiones proponía la reunión de sus líderes para buscar acuerdos y superar las causas de sus diferencias. Comentaba que si uno de los remedios para la curación producía enfermedad es que algo no estaba yendo bien y debía ser revisado.”

Al igual que su padre, Bahá’u’lláh, ‘Abdu’l-Bahá sufrió más de 40 años de destierro y encarcelamiento, hasta que en 1908 la Revolución de los Jóvenes Turcos liberó a todos los prisioneros políticos e incluso religiosos del Imperio Otomano. Como resultado, ‘Abdu’l-Bahá fue repentinamente libre para salir de Palestina y se involucró de una manera más directa en la difusión de las enseñanzas bahá’ís en Occidente.

El funeral celebrado el 29 de noviembre de 1921 probablemente no tuvo igual en la historia de Palestina. Más de 10.000 personas, incluidos dignatarios de las comunidades musulmana, católica, ortodoxa griega, judía y drusa, así como el Alto Comisionado británico y los gobernadores de Jerusalén y Fenicia, componían el cortejo. Era evidente que, cualesquiera que fueran las vicisitudes que la nueva religión todavía podría verse obligada a sufrir en varias partes del mundo, ‘Abdu’l-Bahá había logrado establecer una base impresionante de reconocimiento gubernamental y estima pública.

Charla en el Centro Bahá’í de Las Palmas de Gran Canaria, celebrado el 21 de octubre.

Presentación del libro un ‘Clamor por la Paz’, en el Salón de Actos de la Antigua Gerencia de Jinámar, 22 de octubre.

Charla coloquio ‘Un Legado para la Humanidad’ celebrada en la Sociedad Recreativa La Fraternidad de Telde, 22 de octubre.

Tertulia y presentación del libro ‘Un Clamor por la Paz’, en el Casino La Unión en Telde, 23 de octubre.

Categorías: Interés generalIslas Canarias

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: